Destinos

17/09/2016

 

 

Destinos para la pesca de la trucha

Los amantes de la pesca de la trucha podrán descubrir a continuación los mejores destinos de Cataluña para disfrutar de su verdadera pasión.

Encontrarán trucha Arco Iris y trucha Fario en intensivos y baja montaña y trucha salvaje en alta montaña. La gran variedad de destinos posibilita la práctica de todas las técnicas de pesca: mosca, cebo vivo y cebo artificial casi siempre sin muerte aunque en algunos tramos se puede pescar con muerte.

Nuestra experiencia y el conocimiento del territorio nos permite asesorar a nuestros clientes en la elección del destino de acuerdo con su nivel y técnica de pesca, edad, complexión física y tipo de acompañantes (familia o amigos).

 

Anglès, pesca en la región de Gerona (Costa Brava)

 

 

 

El Ter, uno de los grandes ríos de Cataluña, nace en el Pirineo Oriental y después de 200 km. desemboca en el mar, en el Estartit. Pasando por las comarcas del Ripollès y Osona llega a las presas de Sau-Susqueda y el Pasteral entrando en la comarca de la Selva, en el municipio de Anglès, con el caudal regulado.

El coto de Anglès y el tramo libre hasta Gerona ofrecen una muy buena población de truchas nacidas en el río y reforzadas con repoblaciones periódicas de grandes ejemplares de hasta 60 cm.

* Zonas de pesca controlada: coto intensivo de salmónidos sin muerte. Longitud: 4,4 km.

Técnica de pesca permitida: mosca

* Zonas de pesca libre: salmónidos sin muerte. Longitud: 11 km. aproximadamente.

Técnica de pesca permitida: mosca, cebo natural y artificial.

* Tipos de pez y tamaño: trucha fario y arco iris de entre 40 i 60 cm.

* Periodo hábil: todo el año

 

Anglès está situado en el vertiente nordeste de la comarca de la Selva, a 17 Km de Gerona, 100 de Barcelona y 40 de la Costa Brava. A pesar de tener un ambiente húmedo, propiciado por una pluviometría destacada y la presencia del río Ter y la riera de Osor, la suavidad de las temperaturas (15ºC de media) permite disfrutar de su maravilloso patrimonio natural y cultural.

    
  

 

El cliente podrá escoger entre un atractivo abanico de actividades de ocio gracias al magnífico entorno natural del pueblo de Anglès y de su proximidad a la ciudad de Gerona.

Más allá de la zona de pesca que tiene como epicentro Anglès, la región de Gerona goza de una larga tradición turística. Si el pescador y sus acompañantes disponen de tiempo no pueden perderse algunos de sus rincones con más encanto: algún pueblecito de pescadores de la Costa Brava, la zona volcánica de la Garrotxa, el barrio judío de Gerona, el museo Dalí de Figueres o la visita a una bodega de vinos del Empordà.

 

La naturaleza

Nos encontramos a los pies del espacio natural de las Guilleries – Savassona donde la presencia del embalse de Sau, como un lago rodeado de soberbias peñas, confiere a la zona un importante atractivo turístico.

El visitante puede escoger entre 17 itinerarios señalizados que transcurren por lugares emblemáticos del parque y donde podrá disfrutar del paisaje y de los elementos del patrimonio natural y patrimonial.

La geografía del parque permite, además, ofrecer numerosas actividades de aventura: descenso de barrancos, vías ferratas, rápel, trekking, BTT o kayak.

Los amantes del cicloturismo podrán disfrutar de la famosa ruta del Carrilet: una vía verde que conecta las ciudades de Gerona y Olot a través de 57 km de camino muy llano. El pueblo de Anglès se encuentra en el centro mismo de esta ruta.

 

La cultura

La gran oferta cultural de la zona la encontramos a tan sólo diez minutos en coche desde Anglès: la histórica ciudad de Gerona, una de las más interesantes de Cataluña.

Gerona nos permite contemplar más de 2.000 años de Historia a partir de dos recintos fortificados, la Força Vella y el Ensanche Medieval. El primero corresponde a la fundación romana i el segundo a la ampliación de las murallas durante los siglos XIV y XV. Los monumentos son abundantes y las riquezas artísticas que se conservan son muy notables. La atracción de Gerona se completa con el sugestivo barrio judío del Call, con sus bellísimas calles y plazas porticadas, y con los exuberantes espacios barrocos y construcciones novecentistas de Rafael Masó.

 

La gastronomía

Los restaurantes de la zona de Anglès y la Cellera de Ter ofrecen una sabrosa cocina tradicional catalana trabajando con productos frescos y de la tierra.

La ciudad de Gerona destaca per un gran dinamismo culinario, caracterizado por la combinación de la cocina tradicional y de vanguardia, sin olvidarse de sus raíces y del producto autóctono del territorio. Cuenta con una extensa oferta de restaurantes, con una gran variedad de cocinas: catalana, mediterránea, de mercado, de autor… La gastronomía gerundense se ha convertido en un referente internacional, cuenta con dos establecimientos galardonados con estrellas Michelin y con el mejor restaurante del mundo, el Celler de Can Roca, reconocimiento otorgado per la prestigiosa revista Restaurant Magazine.

 

El alojamiento

El alojamiento rural es el más habitual tanto en el municipio de Anglès como en los pueblos de los alrededores. Son casas rurales catalanas con mucho encanto gestionadas por gente de la zona con una larga tradición hospitalaria.

La infraestructura hotelera se encuentra principalmente en la ciudad de Gerona.

 

Ripollès, pesca en los Pirineos Catalanes

 

 

 

El río Ter, de 200 km. de longitud total, y su afluente principal, el riu Freser, nacen y transcurren por la comarca del Ripollès ofreciendo un marco incomparable para la práctica de la pesca.

El pescador podrá descubrir ríos y rieras de montaña casi salvajes y con abundantes peces indómitos y luchadores pero también disfrutar de un río Ter más ancho y tranquilo a su paso por Ripoll donde se encuentran truchas más grandes.

El caudal de los ríos i afluentes del Ripollès es importante en relación a la superficie de sus cauces. Es una comarca bastante lluviosa, con precipitaciones abundantes durante todas las estaciones.

La buena densidad de población de estos ríos, convierten el Ripollès en una de las zonas más atractivas del Estado Español para la práctica de la pesca con mosca sin muerte, perfectamente comparable con otras zonas de renombre como el Pirineo aragonés o el de Lérida.

* Zonas de pesca controlada: técnica de pesca permitida: mosca

– salmónidos sin muerte: 9 cotos. Longitud total: 98,90 km.
– salmónidos con muerte: 2 cotos. Longitud total: 16,7 km.

* Zonas de pesca libre: salmónidos sin muerte. Longitud: 84,9 km. aproximadamente.

Técnica de pesca permitida: varía en función del tramo

* Tipo de pez y tamaño: trucha salvaje de entre 20 i 35 cm., ocasionalment 50 cm. En las rieras más elevadas del Valle de Ribes y Valle de Camprodón se encuentra trucha salvaje de entre 15 i 25 cm.

* Periodo hábil:

– sin muerte: del 14 de marzo al 15 de octubre.
– con muerte: del 14 de marzo al 31 de agosto.

 

El Ripollès es una comarca de montaña del Pirineo Oriental situada a unos 120 km. al norte de Barcelona y configurada por tres valles: el de Camprodon, el de Ribes y el Baix Ripollès.

Tiene una extensión de 956,2 km2. y limita al norte con la Cerdanya i las comarcas francesas del Conflent y el Vallespir.

Picos como el Puigmal o Bastiments, rozando los 3.000 m de altura, otean los 19 pueblos que salpican el territorio, la mayoría de los cuales son de origen
medieval. Valles, ríos, montañas, pueblos de encanto permitirán gozar al visitante de su belleza ya sea pescando, caminando, escalando, esquiando o, simplemente, descansando.

    
  

 

Sus espectaculares paisajes, la tranquilidad del entorno y el encanto de los pequeños pueblos de montaña han conseguido que la comarca se convierta en uno de los destinos preferidos para visitantes, excursionistas y veraneantes de la provincia de Barcelona.

Aún tratándose de una región de montaña, el Ripollès ha conseguido desarrollar una excelente infraestructura turística sin dañar en lo más mínimo su valor más preciado: la naturaleza.

La comarca dispone de casi 9.000 plazas de alojamiento entre hoteles y pensiones, turismo rural y apartamentos, albergues y casas de colonias, refugios vigilados y cámpings; 162 restaurantes (uno con 1 Estrella Michelin, la Fonda Xesc de Gombrèn) y un amplio abanico de actividades turísticas: tres estaciones de esquí, un parque de animales, doce museos y centros de interpretación, siete hípicas, ponis y rutas en carruaje, un campo de golf, ocho empresas de deportes de aventura i tres spa wellness.

 

La naturaleza

En el Ripollès existen 32.000 ha. de zonas de interés natural protegidas por la Xarxa Natura 2000. La gran belleza de este territorio y la diversidad de especies existentes ha conseguido que casi un 35% del territorio de la comarca esté protegido.

Este entorno natural privilegiado ofrece un marco ideal para el excursionismo, una práctica muy arraigada y de gran tradición en el Ripollès. Se pueden llevar a cabo un gran número de rutas, desde las mas fáciles y familiares a les más difíciles para caminantes expertos.cv

El turismo activo también juega un papel muy importante en esta región. Aprovechando los magníficos recursos naturales de que dispone, en el Ripollès se pueden hacer rutas con bicicleta, trekkings de alta montaña, excursiones a caballo, descenso de barrancos, escalada, alpinismo o espeleología

 

La cultura

Hablar de cultura e historia del Ripollès es hablar casi de la razón de ser del pueblo catalán, ya que fue Guifré el Pelós quien comenzó aquí en pleno siglo X, la reunificación del territorio catalán.

El Ripollès atesora un patrimonio románico de primer orden. La riqueza de la arquitectura románica se extiende por todos los rincones de la comarca y la gran cantidad de vestigios románicos de que dispone, permite, hoy día, poder admirar una de las concentraciones más grandes de arte románico de Europa, con más de 98 monumentos repartidos por todos los municipios.

Entre la oferta cultural de la región cabe destacar, además, el proyecto Terra de Comtes i Abats (Tierra de Condes y Abades), un viaje a los orígenes de Cataluña. El Ripollès es la cuna de Cataluña: Tierra de Condes y Abades propone conocer los principales escenarios y los personajes históricos.

 

La gastronomia

La cocina ripollesa, el auténtico corazón de la casa de montaña, ha sido el refugio de un magnífico recetario basado en las setas, los embutidos de cerdo, los quesos, la caza y la carne de ternera y de cordero. Actualmente, bosques y huertos, rebaños y corrales, continúan dando vida a esta gastronomía con productos tan apreciados como el cordero del Ripollès.

En definitiva, productos naturales, de la tierra y de sabor auténtico cocinados de manera tradicional en cocinas centenarias: las expectativas de los paladares más exigentes están garantizadas.

 

El alojamiento

La región del Ripollès cuenta con más de 400 establecimientos al alcance del visitante. Por las características del territorio los alojamientos rurales son los más numerosos y reclamados. Existen, sin embargo, un buen número de hoteles de entre 1 y 4 estrellas ubicados en los pueblos más turísticos de la comarca.

Aún así, a nosotros nos gusta recomendar la experiencia en uno de los siete refugios de montaña que ofrece la zona.

 

Próximas destinaciones: Andorra